sábado, 9 de agosto de 2014

Frankenstein (1931)


Poster original
Título original: 
      Frankenstein
Título en español: 
      Frankenstein 
Estudio: 
      Universal Pictures (EUA, 1931)
Duración:
      71 minutos
Director:
      James Whalen
Elenco:
      Colin Clive, Mae Clarke, John Boles, Boris Karloff, Edward Van Sloan, Frederick Kerr
Basada en: 
      Frankenstein de Mary Shellery (Reseña aquí)



Opinión:

Esta película ya había tenido la oportunidad de verla hace algún tiempo y en su momento me gustó mucho, no me pareció tan terrorífica como debió de parecerlo en 1931 pero eso no le quitó ningún mérito para mí. Y ahora que terminé de leer la historia original decidí volver a ver tan maravillosa película y cuál fue mi sorpresa al ver lo desvirtuado de la historia. Y aunque ya después me enteré de que esta versión sigue el camino marcado por una obra de teatro de 1927 en lugar de la obra original, la “decepción” al ver que no era fiel al libro ya estaba ahí. Otro dato es que es la cuarta adaptación de la obra de Mary Shelley y la primera hablada, las otras son de los años 1910, 1914 y 1921

La criatura (Boris Karloff) entra a la habitación
de Elizabeth (Mae Clarke).
      De entrada la película comienza directamente con el doctor Henry Frankenstein y su acompañante jorobado Fritz (un personaje ausente en el libro y que con el paso de los años se convertiría en Ygor) recolectando cuerpos para hacer a la criatura y finalizando el armado con un cerebro de criminal que el ayudante roba de la universidad. La película nos presenta lo que con el paso de los años se convertiría en el prototipo de científico loco, y es que el Dr. Frankenstein aquí es un hombre que en los primeros minutos de la película en que la criatura ya está viva, no duda en defenderla a capa y espada y negar rotundamente a los comentarios del Dr. Waldman acerca de que su creación es una abominación.

El monstruo y la niña.
      Sin restarle calidad a la película (que a mi parecer sigue siendo excelente), es imposible no notar todas las diferencias que tiene con la historia original, comenzando por el cambio en el nombre del protagonista: Víctor en el libro y Henry en la adaptación. También es notoria la ausencia de Henry Clerval, el mejor amigo de Frankenstein y que en la película lo más cercano que podemos encontrar a este personaje es Víctor Moritz, amigo tanto de Frankenstein como de Elizabeth. Otras ausencias menos importantes son la de la madre y los hermanos del protagonista, Justine, Felix y su familia e incluso el otro protagonista, Walton, el capitán por el que vamos conociendo la desgraciada historia de Frankenstein y su criatura.

      Ahora vayamos por la criatura (o el monstruo como lo llaman en los créditos). Aunque en un principio dan a entender que la criatura es malvada solo por tener un cerebro perteneciente a un criminal, las escenas en las que la criatura comete algún asesinato son o por accidente o en defensa propia, así que realmente es imposible tenerle miedo a un ser que solo inspira compasión. La actuación de Boris Karloff es muy buena y el maquillaje que se ideó para esta cinta marcó la imagen que futuras generaciones tendrían acerca de la criatura y es que cuando pensamos en este ser en particular a todos nos viene a la mente un ser gigante de cabeza plana con tornillos en el cuello, basta con recordar a Herman Munster (The munsters), Largo (The Addams family) o incluso con buscar el nombre de Frankenstein en google podemos apreciar cientos de imágenes en las que predomina el aspecto del monstruo de esta película.

Frankenstein (Colin Clive) se encuentra
con su criatura (Boris Karloff).
      Como ya comentaba, la historia fue modificada para que luciera más aterradora, y aunque cuenta con algunos ligeros huecos en la trama, así como un final que llega demasiado pronto, nos regala escenas clásicas que perduran hasta nuestros días como la breve interacción de la criatura con la niña del lago, la persecución por las montañas de los pueblerinos armados con antorchas y pinchos y que culmina con el enfrentamiento en el molino, o incluso la criatura entrando en la habitación de una Elizabeth vestida de novia.

      Sin duda, aunque no sea fiel al libro original, estamos ante una grandiosa película, un clásico tanto del cine de terror como del cine en general. Stephen King dijo alguna vez que no podemos entender lo que es el terror hasta que no viéramos las películas de monstruos que aparecieron en la década de los 30 y si bien, lo que causaba miedo en esa época puede parecernos ya obsoleto, sirve para entender las bases del género y la verdad, son películas que no tienen ningún desperdicio.


Trailer
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario